Yo soy single. Y qué?

Uno de los fenómenos más destacables de los últimos años, que se genera fundamentalmente en las grandes ciudades, es  el incremento del número de personas que viven solas y que constituyen una nueva categoría social. Es lo que se ha dado en llamar el fenómeno “single”,  terminología inglesa que significa soltero, único, singular. Una expresión que nació como una descripción de un colectivo, y se está convirtiendo en una autentica  seña de identidad.

         

La más feliz de todas las vidas es una soledad atareada

Voltaire

 

 

VIVIR SIN CONVIVIR

Vivir sin convivir se ha convertido en un signo de estos tiempos: En España 3,4 millones de personas residen solos y cada vez un mayor número lo hace por elección. En ciudades como Berlín, avanzadilla de todo tipo de cambio, ya representa la mitad de la población.

Esta nueva "clase social" engloba un amplio espectro de personas  y circunstancias personales: con o sin hijos incluyen no solo a los solteros, sino también a los divorciados, separados y viudos. Engloba desde quienes defienden a toda costa las ventajas del estilo de vida impar hasta quienes viven la vida en singular como un puro trámite, deseosas de encontrar pareja para dejar de ser singles y convertirse en L.P. Entre este amplio colectivo encontramos hombres y mujeres con gustos y valores bien diversos.  Económicamente el abanico  abarca desde aquellos más austeros que cuentan hasta el último euro para llegar a fin de mes hasta los más derrochadores hedonistas y caprichosos con saldos bancarios  más que  saneados.

 

Encuentro más soportable estar siempre solo que no poderlo estarlo nuncaMichel E. de Montaigne

 

En  opinión  de  los expertos,  esta nueva condición civil, no sería posible sin el desarrollo de cambios culturales que postulan la autonomía, el tiempo y el espacio personal. Los impares tienen un acentuado  sentido  de la individualidad, pero a la vez permanecen   conectadas a su familia, amigos, pareja.  Vivir solos  no les impide mantener relaciones sociales, personales, intimas. Representa un fenómeno que va consolidándose como una de las posibles alternativas al modelo tradicional de familia. Una respuesta a los valores en alza en el seno de las sociedades posindustriales, donde la libertad económica va ligada a una revalorización del mundo de lo privado y de lo íntimo, donde el sentido de la autonomía y la independencia personal cobran un gran protagonismo.

 

La soledad es al espíritu lo que la dieta al cuerpo.

Marqués de Vauvenargues

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

 

 

 

 

¿Recuerdas cuando eras niño y te ponías las manos delante de los ojos cuando veía una película de miedo o cuando, te  sentías  protegidos tapándote la cabeza con las sabanas cuando pensabas que algún monstruo se había colado en la habitación?

 

 es algo que mantenemos como actitud ante algunos de nuestros temores. Y la técnica, claro, sigue sin funcionar…

 

Quizá de niños no comprobamos la inutilidad de nuestras estrategias porque, los monstruos de los que nos escondíamos debajo de las sabanas no existían. Sin embargo cuando luchamos contra algo real como la el miedo al fracaso, al amor, a la toma de decisiones y tantos otros temores que condicionan nuestra vida,  la táctica de evitación solo ayudara a que el monstruo termine por  atraparnos.

 

El mejor antídoto ante la parálisis del miedo es la acción. La mayor parte de las técnicas terapéuticas dirigidas a superar miedos se basan en acercarse, de diferentes modos, a lo que despierta temor. Dar un paso hacia delante es la mejor forma de alimentar la confianza. Lo fácil es dar la espalda a nuestros temores, ignorarlos, salir corriendo… Sin embargo el primer paso para superar aquello que nos aterroriza es mirarlo de frente  a fin de comprenderlo y aprender a afrontarlo.

 

Acercaos al abismo, les dijo.

 

Tenemos miedo, respondieron.

 

Acercaos al abismo, les dijo. Se acercaron.

 

Él, los empujo… y salieron volando.

 

Gustave Apollinaire

 

No son pocos, quienes viven  gobernados por el miedo. Se aferren a personas y circunstancias de su vida, muy lejos de hacerles felices. Pero dominados por el miedo temen arriesgar,  experimentar cosas nuevas les sumerge en  un mar  de inseguridades en el que les resulta imposible nadar. Como explica con claridad Adrian, uno de los personajes que Rosa Montero dibujo para su obra La hija del caníbal: “Vivir no es solo perder. Vivir es viajar. Dejas unas cosas y encuentras otras. La vida es maravillosa si no se tiene miedo”; esta es una frase de Charles Chaplin- dijo Adrian”

La mala gestión de esta emoción pueden hacernos huir y escondernos de aquellas cosas que realmente deseamos: ofertas laborales, viajes frustrados,  cambios de trabajo… experiencias que dejamos pasar, simplemente porque no nos atrevemos a realizarlas.Y, creo que en términos generales, hay un momento en la biografía de todos nosotros en los que las experiencias vividas, pueden chocar con nuestras viejas estructuras e ideas de la vida, y  comenzamos a hacernos preguntas ¿es esto lo que quiero? ¿Estoy satisfecho con mi vida?

Te has preguntado alguna vez que harías si no tuvieras miedo? Hazlo ahora, vamos… deja volar tu  imaginación  ¿que harías si no tuvieras miedo? ¿Con quien estarías si no te gobernara el miedo? ¿Como seria tu vida si el miedo no consiguiera paralizarte?.
 
Piénsalo. Dedícale solo unos segundos, sin que nada te interrumpa. Medítalo. Haz  una lista de las limitaciones que provocan tu miedo: qué mundo te impide conocer, que personas te obliga a evitar, que actividades dejas de realizar. Es probable que te sorprendas.
 
Interpretar los retos como amenazas significa ver los desafíos en relación con sus posibles consecuencias negativas en vez de las positivas, haciendo más énfasis en que puedes perder en lugar de dar una oportunidad a lo que podrías ganar. Si sientes miedo, tal vez estás viendo la situación como una amenaza. Prueba a verla como un reto que quieres superar. El miedo a lo desconocido afecta profundamente nuestras creencias, nuestros comportamientos y nuestra percepción del bien y del mal escribe Rush W. Dozier en El miedo mismo[1].
 

 

Os dejo uno de los mejores videos que, sobre motivacion, desarrollo personal, circulan por la RED. Me parece ídoneo para ilustrar este post. ¡ Es genial !. 

 

 

 

Enciende la luz

 

Casi todos los niños, los que los fuimos hace ya unos cuantos años y los que lo son en estos momentos suelen tener miedo a quedarse en su habitación a oscuras. Convencidos de que había un ogro metido en el armario, o que debajo de la cama se encontraba un monstruo que nos cogería de los pies en cuanto nuestra madre se alejara, los niños no quieren quedarse a osuras.  Por regla general, ante el lloro incesante, los padres suelen claudicar a los temores de los hijos y les dejan una luz encendida hasta que se duermen. Entonces, cuando los pequeños iluminan el espacio de sus temores se dan cuenta de que sus miedos son irreales. Simplemente, no los ven, no están. La luz les permite ver que no hay nadie en la habitación. Con mucha frecuencia nuestros miedos mas paralizantes solo requieren un poco de luz, para comprobar que todo está en nuestra imaginación. Hace algunos días me tropecé  con una historia que nos viene como anillo al dedo para explicar esta trastada que en muchas ocasiones nos juega nuestra mente. Se llama el El puñado de guisantes

 

Cuenta la historia que una mujer joven le hace jurar al marido en su lecho de muerte que no se comprometerá con ninguna otra mujer... “Si faltas a tu promesa, vendré en espíritu y no te dejare vivir tranquilo”. El marido, al principio mantiene su palabra, pero, al cabo de unos meses, conoce  a otra mujer y se enamora de ella. Muy pronto empieza a aparecérsele un espíritu cada noche que le acusa de haber faltado a su juramento. Para el hombre no hay duda de que se trata de un espíritu, pues el fantasma nocturno no solo está informado de todo lo que pasa cada día entre él y su nueva amiga, sino que también conoce exactamente  sus pensamientos , esperanzas y sentimientos. Como la situación se le hace insoportable, el hombre decide pedir consejo a un maestro zen. “vuestra primera mujer se ha convertido en espíritu y sabe todo lo que hacéis”, le declara el maestro. “Todo lo que vos hacéis o decís, todo lo que dais a vuestra prometida, él lo sabe”. Tiene que ser un espíritu muy sabio. En verdad, tendríais que admiraros de un tal espíritu. Cuando se os aparezca de nuevo, haced un trato con él. Decidle que sabe tanto que vos no le podéis ocultar nada y que vais a romper vuestro compromiso, si puede contestaros a una sola pregunta.”.

 

¿Qué pregunta he de hacerle? , dice el hombre

 

El maestro responde: “tomad un buen puñado de guisantes y preguntadle por el número exacto de guisantes que tenéis en la mano. Si no os sabe responder, sabréis que el espíritu no es más que un producto de vuestra imaginación y ya no os molestara más.

 

Cuando a la noche siguiente apareció el espíritu de la mujer, el hombre lo adulo diciéndole que lo sabía todo.

 

Efectivamente, respondió el espíritu – Y se que hoy has ido a ver al maestro zen

 

Y ya que sabes tanto, prosiguió el hombre – dime cuantos guisantes tengo en la mano.

 

Y ya no hubo espíritu alguno para responder a esta pregunta[1]

 

Cuando nos encerramos  en la oscuridad de nuestra mente, cuando sentimos sensaciones de soledad o nos sentimos desvalidos, tendremos una sensación oscura de miedo, y el miedo, invariablemente, nos hará ver fantasmas por todas partes.: “ Antonio, ha dejado de quererme”  “estoy segura de que el proyecto del nuevo programa va a ser un estrepitoso fracaso” “  Mis amigos ya no confían en mi” “ Beatriz  me está traicionando”, “seguro que no me renuevan el contrato” ….

 

Cuando te sorprendas a ti mismo agobiado por el temor o la angustia, no entres en la espiral, no lo alimentes. Sería mucho más interesante  que hicieras  una nueva evaluación del problema, rectifica tus juicios y veras que estabas exagerando, presuponiendo, imaginando, sobredimensionando”.

 

La oscuridad engendra el miedo y el miedo engendra fantasmas[2]. Cuando tengas miedo, enciende la luz.

 

 

Estrategia por evitación

 

Nos parece lógica porque tenemos la sensación de que aquello que tememos desaparecerá si no nos enfrentamos a ello. ¡Pues, no! , como la experiencia nos ha demostrado a la gran mayoría de nosotros, las cosas no cambian simplemente porque nosotros no queremos verlas. No se esfuman  por el mero hecho de negarlas. Ya nos gustaría a más de uno, pero  ahí están, en el mismo lugar permanecen; donde las dejamos, volvemos a encontrarlas. Se convierten en ese plato de lentejas que no quisimos comer al mediodía y la vida las sirve en bandeja  para cenar....

 

El hecho de evitar también se corre el peligro de que se convierta en un estilo de vida. Un proverbio chino dice que los hábitos comienzan como hilos de seda  que poco a poco se endurecen hasta convertirse en cables.Si prestas un poco de atención quizá descubras que no es el miedo lo que te impide ser valiente  en tu vida diaria. El problema es  más bien el hecho de evitarlo. Como quieres sentirte cómodo evitas hacer cosas que provoquen miedo y otras emociones inquietantes, puede que así te sientas  menos vulnerable a corto plazo, pero nunca dejaras de tener miedo[3]

 

No hay mejor antídoto ante la paralisis que en tantas ocasiones nos provoca el miedo que la acción. Huir de los miedos nunca los hará desaparecer, sino al contrario. Afrontarlos, a pesar de la dificultad que pueda entrañar, es la única solución para domesticarlos. En estrecha consonancia con el mensaje de la película,  la mayor parte de las técnicas terapéuticas dirigidas a superar miedo se basan en acercarse, de diferentes modos, a lo que despierta el temor. Dar un paso hacia adelante es la mejor forma de alimentar la confianza. Siguiendo la famosa máxima de Abraham Lincoln, “quizá la mejor manera de derrotar al enemigo sea trabando amistad con él”, ¿no?

 

En el El control del estrés y el mecanismo del miedo, su autor Jesus Yanes, recuerda  como un profesor de artes marciales  le explicaron a  él y a sus compañeros en qué consistía esta emoción y como debíamos tratarla: “El miedo es un enemigo al que debemos vencer pero nunca destruir, pues contiene una gran fuerza que podemos utilizar. Al miedo hay que tratarlo de la misma forma que a un caballo salvaje para que, una vez domado, nos podamos montar en el y servirnos de fortaleza”[4].

 

                Solamente cuando dejas de huir de ti mismo

 

              comienzas a llegar a alguna parte.

 

                Anónimo

Cuando tengas miedo: Echa un vustazo a este video

 


[1] Ross, Nancy Wilson The Subjugation of a Ghost, en The World of Zen, Random Hause , Nueva York, 1960.

[2] El arte de ser feliz

[3] Harriet Lerner El miedo y otras emociones indeseables Oniro Barcelona 2005 p, 221

[4] Jesús Yanes El control del estrés y el mecanismo del miedo Edaf Madrid 2008  p, 54

Dime cómo te quisieron y te diré como amas

 

De niños, aprendemos a querer y en ese aprendizaje fundamental, dependemos de los maestros que hayamos tenido y que, en el arte de amar, son en primer lugar nuestros padres quienes constituyen, los primeros objetos de nuestros deseos.

”La manera en la que nosotros amamos cuando somos adultos, está estrechamente relacionada con los principios amorosos que hemos vivido y experimentado en nuestra infancia. Con las caricias, las miradas, las palabras y las atenciones de que fuimos objeto, o tal vez no tuvimos, durante nuestros primeros años de vida vamos tejiendo una red de apetencias y deseos que, en la edad adulta, pueden hacernos elegir a una pareja y no a otra por semejanza u oposición a modelos internos que guardan una gran influencia en nuestra vida afectiva”, explica la psicóloga Pilar Varela, en su libro Amor puro y duro (Planeta 2007).

 
"Este aprendizaje comienza esencialmente en la infancia, pero es necesario recordar que se extiende durante toda la vida". Afortunademente, diria yo.... Resulta esperanzador tener la garantia de que , con independencia de la inteligencia emocional que nos hayan procuren los padres, el niño, en sus etapas de adulto, podra rectificarlas. Sin embargo, resulta una oviedad, subrayar que representara para el un esfuerzo importante. Tampoco descubro nada al decir que no siempre, el niño convertido en adulto, logra bregar con los enredos emocionales, que sus progenitores, le dejaron en herencia....
 
                                                                       
 Dime cómo te quisieron y te dire como amas 
 
El primer científico que investigo los lazos de afecto y las consecuencias de la separación entre madres e hijos pequeños, fue el pediatra y psicoanalista John Bowby. El estudio se remonta al año 1936, cuando este trabajaba en un servicio especial para niños delincuentes, constató la tendencia general de los muchachos a no sentir apego por ninguna persona de su entorno. Bowby llego a la conclusión después de largos periodos de observación, que está marcada característica tenía su origen en la primera infancia de aquellos chicos pasada en una institución, sin vida afectiva alguna dentro de ella. El psicólogo londinense estuvo especialmente sensibilizado con los vínculos afectivos que se establecen en la infancia, a consecuencia sin duda de su propia experiencia.
 
En su biografía relato con rabia y profunda tristeza como el único contacto que tenia con su madre al cabo del día se reducía a una hora después de tomar el té. Describe como a los cuatro años, cuando su cariñosa niñera se despidió de manera inesperada, sufrió aquella perdida como algo tremendamente dramático. Apenas un año después su padre moría en la guerra de China. El pequeño John dos años más tarde, fue internado en un colegio. Una circunstancia que el mismo describió como una terrible e inolvidable experiencia.
 
Para Johon Bowlby, el patrón de apego es central para el desarrollo emocional del adulto: Si el niño no recibe amor o no lo percibe como tal, crecerá con series dificultades para formar relaciones emocionales satisfactorias cuando sean adultos ya que en ellas se manifestaran todo tipo de antiguos anhelos, carencias y reacciones infantiles.
 
 
De los lazos de apego que el niño desarrolla con sus padres - es decir, aquellos que los padres les permiten percibir -  dependerá en gran medida, la forma en la que su hijo construya y desarrolle saludablemene su autoestima. De ese detalle, depende en gran medida la felicidad futura de su vastago. 
 
Os dejo este video, me ha parecido interesante. Ofrece - en poco mas de dos minutos -  un manojo de buenas recomendaciones para padres.
 
 
 
 
El niño necesita sentirse querido por sus progenitores. 
Parece una obviedad, pero no lo es. La infinita mayoria de los padres quieren a sus hijos, pero no todos tienen la capacidad de hacerselo saber o les quieren a su manera. 

Un niño que no ha sido querido por sus padres o no ha percibido ese amor, pensará que no lo va a querer nadie o que no es digno de amor. Esta creencia, formada a una edad muy temprana, permanecerá a través del tiempo, arraigada en el subconsciente, con consecuencias letales para su futura vida afectiva. 

El  pionero investigado analizo y, posteriormente  demostró que el desarrollo normal de los seres humanos exige, sin lugar a dudas,  la formación  y desarrollo de vínculos de afecto saludables durante la infancia entre sus padres y cuidadores. Johon Bowlby quien sostuvo que el patrón de apego es central para el desarrollo emocional del hombre piensa que los niños privados de amor maternal crecerán incapaces de formar relaciones emocionales satisfactorias cuando sean adultos y que el amor en los primeros años es tan importante para el desarrollo emocional como la nutrición para el desarrollo físico. “Un entorno familiar entrañable y protector durante la niñez facilita en las criaturas la sensación gratificante de pertenencia a un grupo y la aptitud para ponerse con afecto y comprensión en las circunstancias ajenas”, aconseja, de manera especial a los padres  el psiquiatra Luis Rojas Marcos[1]. Cuando esta circunstancia no se da o el niño no es capaz de percibirla es probable  que en las posteriores relaciones que mantenga como adulto se manifiesten  todo tipo de antiguos anhelos, carencias  y reacciones infantiles.

 

Allí donde el desarrollo del bebe, del niño o del adolescente no se ha realizado de la manera correcta  o ha sufrido algún trauma, han quedado heridas emocionales espirituales que son como cicatrices visibles de nuestra personalidad[2]. En la edad adulta, al comenzar una relación sentimental, estos aspectos infantiles buscaran inconscientemente su propia satisfacción. Mientras que la parte madura de nosotros se comporta de forma adulta, la parte traumatizada e infantil se muestra necesitada o reacciona esquiva y asustada. El conocido psicólogo Erik H. Erikson explica  que las experiencias dañinas de la infancia y adolescencia nutren las raíces de los sentimientos opuestos, como la desconfianza, la duda, el autodesprecio, la desidia, la confusión de identidad y la desesperanza.
 
 
Durante nuestros primeros años podemos aprender y desarrollar diferentes tipos de apegos que constituyen  la forma en la que la persona comienza a relacionarse con el ser más próximo. Esta relación se realiza a través del contacto físico, el afecto, y en definitiva el amor que, en términos generales suele ser la madre según la gran mayoría de los autores aunque psicólogos, como Collins y Read, señalan que los modelos internos de apego no reflejan solo la calidad de la relación cuidador y niño, sino que existen influencias de otras figuras de apego, como son los hermanos, abuelos, y otros familiares o personas que hayan mantenido con el niño una relación importante para él. 
 
 
Si hemos tenido lo que en términos psicológicos se denomina un apego seguro, es decir, nuestra madre, nuestro padre nos han querido y nosotros hemos tenido la certeza de que eso era así, tendremos mayor capacidad de amar y menores problemas en nuestras relaciones de pareja, explica Varela.
 
El niño que se siente querido por sus padres y recibe de ellos frecuentes muestras de amor, no suelen inquietarse demasiado si su madre se ausenta; toleran esta separación sin reaccionar ansiosamente y confían en que ella volverá. En este caso, cuando el adulto se enamora reaccionará de modo parecido, confiando en el otro. La relación amorosa resulta sosegada, calida, y gratificante. “Si por el contrario– continua Varela_   hemos tenido  un apego ambivalente, es decir,  unas veces nos querían, otras veces no: una relación a veces cariñosa, en otras ocasiones fría. El niño vive en el desconcierto, sintiéndose querido e ignorado sin previsión. El enamorado adulto, no esta seguro de que le amen de verdad o de que los demás quieran permanecer con él.
 
 
La psicóloga considera que ese apego ambivalente nos hace sentir miedo y desconfianza cuando somos adultos. No sabemos cómo va a reaccionar nuestra pareja  y, por tanto, nosotros también respondemos de un modo ambivalente.
 
Sencillamente, el enamorado ansioso esta repitiendo el estilo que aprendió. Por último, la experta hace referencia al apego evitativo o de  rechazo: en este caso el individuo no se ha sentido elegido en su hogar. “En algunas familias no se quiere o se quiere de un modo muy extraño y escondido, difícil de ser interpretado por el niño”, advierte Varela. Quien ha crecido en ese ambiente se convierte en una persona fría y distante, un amante esquivo que no aprende a querer bien y al que a veces le da miedo amar y, por tanto, cuando es adulta quiere también de una manera extraña.
 
Es posible que todo esto, al menos en principio, te parezca desalentador, incluso puede que no te guste nada. Puedes pensar que el asunto es complicado y quizá lo sea, pero no te desanimes. Como escribe con magnifico criterio Wayne W. Dyer en uno de los mejores ensayos de autoayuda, Tus zonas erróneas: “Si, es difícil desligarse de las viejas cadenas y limpiar las heridas abiertas, pero es aun mas difícil aferrarse a ellas si uno considera las consecuencias que eso implica”[3]
 
 
Todos nosotros llevamos a nuestras relaciones adultas un bagaje emocional procedente de nuestra niñez. Estamos formados en buena medida por nuestro pasado. Si quieres conocer a alguien que no haya sufrido ningún daño emocional en la infancia ¡te deseo suerte! y por favor, si lo consigues, preséntemelo.

[1] Convivir Luis Rojas Marcos Aguilar P 26 -27

[2] Eva-Maria Zurzhorst El regreso al amor Destino p, 76

[3] Wayne W. Dyer . Tus zonas erróneas p, 54

 
 Video , especialmente recomendable, si sois padres de niños pequeños. Creo que les puede resultar útil
Magia para padres y niños Lobable Me! Construyendo autoestima 
 

                                                                                 

 

 

Arquetipos de "solas"

Sexo en Nueva York, una de las producciones de mayor éxito en la historia de la televisión, me parece además de una serie divertidísima, una interesante muestra de arquetipos de mujeres solas. Una comedia irónica y desenfadada que presenta a cuatro amigas, ninguna de ellas con pareja estable, que se cuentan abiertamente sus experiencias sentimentales ofreciendo una divertida visión de su asignatura principal: las relaciones de pareja. Las cuatro mujeres se debaten entre el amor tradicional o ejercer su nuevo poder sin complejos y practicar el amor sin ataduras, hasta ahora un terreno exclusivo de los hombres.
Carrie, es el ejemplo perfecto de la mujer que siempre da con el hombre inadecuado; Samantha, libre de ataduras sentimentales sólo le interesa el sexo al margen del amor; Charlotte busca eternamente el hombre perfecto y la boda perfecta y Miranda ofrece una visión escéptica y hasta cínica de las relaciones amorosas?¿Con cuál de las cuatro protagonistas te sientes más identificada?
 
                                                        La mitología nos propone interesantes arquetipos
 
 
Artemisa, la amante cerebral.
Mujeres que imitando a los hombres, han escogido desarrollarse como profesionales frente a los roles tradicionales femeninos. Cultas, intelectuales, independientes y con autosuficiencia. Invierten en bolsa, hablan de política, economía o de futbol con destreza y suelen tomar tomar la iniciativa en el sexo.
No solo se marca objetivos y los logra, sino que sabe con certeza cuáles son sus cualidades y los instrumentos necesarios para llegar a sus fines
Es una ejecutiva que centra su tiempo en el trabajo mujeres que, entre el tul ilusión y la independencia, eligen esta ultima: Tienen fobia al compromiso con el hombre y sobre todo al matrimonio y a la maternidad. Solteras con importantes puestos de trabajo que esquivan el enlace matrimonial o la vida en pareja, debido a sus grandes dificultades para construir relaciones solidas. Aceptan, eso si, relaciones esporádicas. Es la mujer “no tengo tiempo” más de cabeza que de corazón
Pueden haber tenido un gran amor por el que ha sufrido o que le ha defraudado en algún momento de su vida y a consecuencia de ello, desconfían de los hombres y cierra herméticamente v su corazón
 
Afrodita, la enamorada sin consecuencias.
Irracional, compulsiva, intensa, apasionada, alegre, pegada al instante. Pasión, sensualidad belleza, creatividad, magia : Cuando Afrodita entra en la vida de cualquier persona se manifiesta como un torbellino
Son mujeres que se enamoran fácilmente, románticas empedernidas que están permanentemente prendadas del amor. Sensuales, encantadoras, atractiva independientemente de su físico -   no pasan desapercibidas para los hombres ni tampoco para las mujeres
Intensa en sus sentimientos, cuando se enamora logra centrarse en la relación, tratando al hombre como un dios y haciéndole sentir único. Pero Afrodita vive el instante dentro de una realidad construida exclusivamente de percepciones sensoriales, lo que la hace enormemente inestable.
Cuando una mujer afrodita comienza a cansarse – es decir, aburrirse- de una relación   no será capaz de mantenerla y buscará otras relaciones, incluso paralelas, sedienta de esa sensación gozosa de estar enamorada. A pesar de ser el arquetipo de una diosa con capacidad de amar y de fundirse con el otro, es una diosa libre.
Nada tiene que ver la permanencia ni con la estabilidad en una relación porque a ella solo le llena el enamoramiento.
 
Hera, la esposa vocacional.
Hera es la diosa del matrimonio.Las mujeres bajo este arquetipo, se sienten incompletas sin pareja. Solo junto al hombre, a quien concibe como su fiel compañero para toda la vida, ella se realizara alcanzando la plenitud
Cuando inicia una relación comienza a girar como un satélite alrededor de su pareja, se alejara de sus amigas y subordinara sus intereses personales y prioridades a los de su pareja. Y lo hará con gusto.
Para esta mujer el trabajo no está, ni de lejos, en el centro de su vida, si no en un plano secundario de su vida y subordinara , con gusto, su carrera a la de su marido
Construir una familia feliz representa su más alta prioridad. Fantasean con el rol de cuidadoras y proveedoras de los afectos y se sienten responsables del buen funcionamiento de la familia
Casi todas sueñan con encontrar un buen marido con el que puedan sentirse plenas y amadas.
                   

Sonríe, por favor

 La sonrisa multiplica indefinidamente la belleza. Cuantas veces habremos escuchado que no existe cosmético más eficaz para el rostro que la felicidad, es decir el contento de vivir. Sin embargo el ceño fruncido afea y deforma. “un rostro que no tenga todas las proporciones exigidas por la belleza, pero que se nos manifiesta radiante con una sonrisa, es por encima de todo, aun de los cánones estéticos, siempre bello” [1]Una excepcional aportación a la belleza se halla en la correcta administración de la sonrisa, siempre y cuando ella sea desbordante de sinceridad... en caso contrario, se nota...Y mucho.

La sonrisa es el sol que destierra el  invierno del rostro humano.  Víctor Hugo

 

Ojos chispeantes y sonrisa radiante son signos inequívocos de alegría. La sonrisa es breve por naturaleza, pero su fugacidad no merma su eficacia.Una sonrisa posee la facultad de hacer que la tristeza y los problemas se puedan resolver y enfrentar con más tranquilidad. Si la alegría es la más clara manifestación de la felicidad, la sonrisa es la mejor expresión de la alegría, su gesto más hermoso. Constituye otro lenguaje, forma parte de la llamada comunicación no verbal que los investigadores que han trabajado el tema estiman que representa entre el 60 y el 70 por ciento de nuestra comunicación (gestos, posturas, miradas, sonrisas)

 

Aunque en principio no te apetezca, esfuérzate por dibujar una sonrisa en tu rostro

El psicólogo neoyorkino William James, detecto la conexión de ida y vuelta entre las emociones y sus manifestaciones corporales. James, señalo que, por ejemplo silbar una sintonía alegre en la oscuridad no solamente podía neutralizar el emiedo sino que incluso podía estimular la alegría en el silbador. Las expresiones emocionales en nuestro semblante, aunque sean en un principio fingidas o provocadas artificialmente, terminana por producir y colorear en nosotros sentimientos genuinos”[2] . Ovidio ya lo describe en su Ars amatoria: “Persuádete de que estas enamorado, y te convertirás en un amante elocuente… Muchas veces el que empezó fingiendo, acabo amando de veras2 ( I, 608 ss)

 

                   Una sonrisa no cuesta nada y produce mucho
                   enriquece a quien la recibe, sin empobrecerse a quien la da
                  dura tan solo un instante, pero su recuerdo es, en ocasiones, eterno[3]
  

A través de la sonrisa, seducimos, agradamos, inspiramos ternura o generamos buen humor. La sonrisa nos ayuda a manejar mejor nuestro estrés, a hacer frente a los cambios imprevistos con mayor serenidad: Obligarse a sonreír nos empuja a sacar aspectos positivos de nosotros mismos y termina provocando el efecto deseado; tener más confianza en nosotros mismos .

Es más fácil obtener que se desea con una sonrisa que con la punta de la espadaWilliam Shakespeare

Por si este, no es tu mejor dia, aqui te dejo un video que, sin duda, te arrancara alguna carcajada...

 

 


[1] El libro de la felicidad José María Iñigo y Antonio Aradillas p, 89

[2] Luis Rojas Marcos Nuestra felicidad

[3] Poema anónimo

Melancolía

 

Desde el siglo XIX a. C. se conocen los denominados Libros de los muertos, que encargados por difuntos ricos o distinguidos se depositaban en las tumbas. En estos libros ya se habla en ocasiones de la melancolía como enfermedad del estado de ánimo, que había transitado por la vida de ese personaje. La descripción de la tristeza se encuentra ya reflejada en el Antiguo testamento. Un buen ejemplo es el de la historia bíblica de Saúl quien, aunque inicialmente respondía a la terapia musical de su hijo David, finalmente llega a un estado de enajenación e intenta dar muerte a su hijo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para los antiguos médicos griegos era una locura furiosa que hacia vagar por los montes a sus víctimas, aquejadas de una misantropía saturnina y terrible. Conforme a la teoría de Hipócrates de Cos, la melancolía era una enfermedad causada por el planeta Saturno que inducia al bazo del paciente a segregar grandes cantidades de bilis negras – en griego melaicole- , la cual oscurecía su estado de ánimo. ¿Por qué será que quienes han destacado en filosofía y en otras artes son individuos melancólicos, afligidos por la enfermedad de la bilis negra? se preguntaba Aristóteles en Problemas , 350 a.C.. A este gran pensador griego ya le llamo la atención la propensión de los intelectuales a la tristeza Contrariamente a nuestros días en que la tristeza suele ser percibida como una falta, en el curso de los siglos fue muy valorada. Constituye una emoción muy fértil motivo por el cual ha inspirado grandes obras artísticas ya que facilita la reflexión y la introspección. Sin duda porque esos sucesos son inseparables de la condicen humana, y por que los grandes creadores, que me imagino también tendrán lo suyo, no pueden evitar sacar inspiración de ellos. En otra dirección, los religiosos encontraron en ella una señal de humildad, una conciencia de las propias imperfecciones, fracaso o duelo. En el renacimiento se retoma una vieja tradición platónica y la melancolía se convierte en locura creadora, patrimonio del genio En la época de Shakespeare es ya una tristeza indolente, elegante y a la moda. . Los románticos toman la melancolía a grandes tragos, como una droga. Víctor Hugo la define como el placer de ser desdichado.

Independientemente de cómo se perciba, creativa o amarga, esta emoción es obstinada con quien la guarda en su corazón. Por la ley de la asimetría hedónica, mientras que el placer desaparece con la satisfacción continua, el dolor de la tristeza puede persistir con el tiempo si se mantienen las condiciones adversas.

No podrás impedir que la melancolía sobre tu cabeza, pero sí que anide en ella. Proverbio chino.

Acerca de María José Bosch

mariajoseacercade

Con más de veinte años de experiencia en la radio, María José Bosch entiende el medio como una plataforma para contar historias. Así, hablando de la vida, logró audiencias que mantuvieron el programa La Noche (Cadena Cope) durante varias temporadas, como segundo programa más escuchado en España, en su franja de emisión.

Su inquietud por la felicidad humana y los obstáculos psicológicos que nos impiden disfrutar de ella, han orientado su trayectoria profesional al periodismo especializado en psicología y desarrollo personal con propuestas como Mejor Imposible (2015) un programa motivacional enfocado al bienestar físico, mental y emocional de las personas ( Radio 4G) . En septiembre de 2015, publica su cuarto libro Diosas sin edad (ARCOPRESS)  Leer más

Mis libros

  ladanzadelasemociones   

Suscríbete

Suscríbete a mi boletín y mantente informado/a