Melancolía

 

Desde el siglo XIX a. C. se conocen los denominados Libros de los muertos, que encargados por difuntos ricos o distinguidos se depositaban en las tumbas. En estos libros ya se habla en ocasiones de la melancolía como enfermedad del estado de ánimo, que había transitado por la vida de ese personaje. La descripción de la tristeza se encuentra ya reflejada en el Antiguo testamento. Un buen ejemplo es el de la historia bíblica de Saúl quien, aunque inicialmente respondía a la terapia musical de su hijo David, finalmente llega a un estado de enajenación e intenta dar muerte a su hijo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para los antiguos médicos griegos era una locura furiosa que hacia vagar por los montes a sus víctimas, aquejadas de una misantropía saturnina y terrible. Conforme a la teoría de Hipócrates de Cos, la melancolía era una enfermedad causada por el planeta Saturno que inducia al bazo del paciente a segregar grandes cantidades de bilis negras – en griego melaicole- , la cual oscurecía su estado de ánimo. ¿Por qué será que quienes han destacado en filosofía y en otras artes son individuos melancólicos, afligidos por la enfermedad de la bilis negra? se preguntaba Aristóteles en Problemas , 350 a.C.. A este gran pensador griego ya le llamo la atención la propensión de los intelectuales a la tristeza Contrariamente a nuestros días en que la tristeza suele ser percibida como una falta, en el curso de los siglos fue muy valorada. Constituye una emoción muy fértil motivo por el cual ha inspirado grandes obras artísticas ya que facilita la reflexión y la introspección. Sin duda porque esos sucesos son inseparables de la condicen humana, y por que los grandes creadores, que me imagino también tendrán lo suyo, no pueden evitar sacar inspiración de ellos. En otra dirección, los religiosos encontraron en ella una señal de humildad, una conciencia de las propias imperfecciones, fracaso o duelo. En el renacimiento se retoma una vieja tradición platónica y la melancolía se convierte en locura creadora, patrimonio del genio En la época de Shakespeare es ya una tristeza indolente, elegante y a la moda. . Los románticos toman la melancolía a grandes tragos, como una droga. Víctor Hugo la define como el placer de ser desdichado.

Independientemente de cómo se perciba, creativa o amarga, esta emoción es obstinada con quien la guarda en su corazón. Por la ley de la asimetría hedónica, mientras que el placer desaparece con la satisfacción continua, el dolor de la tristeza puede persistir con el tiempo si se mantienen las condiciones adversas.

No podrás impedir que la melancolía sobre tu cabeza, pero sí que anide en ella. Proverbio chino.

Acerca de María José Bosch

mariajoseacercade

Con más de veinte años de experiencia en la radio, María José Bosch entiende el medio como una plataforma para contar historias. Así, hablando de la vida, logró audiencias que mantuvieron el programa La Noche (Cadena Cope) durante varias temporadas, como segundo programa más escuchado en España, en su franja de emisión.

Su inquietud por la felicidad humana y los obstáculos psicológicos que nos impiden disfrutar de ella, han orientado su trayectoria profesional al periodismo especializado en psicología y desarrollo personal con propuestas como Mejor Imposible (2015) un programa motivacional enfocado al bienestar físico, mental y emocional de las personas ( Radio 4G) . En septiembre de 2015, publica su cuarto libro Diosas sin edad (ARCOPRESS)  Leer más

Mis libros

  ladanzadelasemociones   

Suscríbete

Suscríbete a mi boletín y mantente informado/a